Deporte Navarro

10/10/2017

Pleno del Kanku en una velada para enmarcar.

Eran las 19:00 horas del sábado 7 de octubre cuando la rasgada voz de Pabi Longui, surcó el universo de los deportes de combate representado en el Pabellón Anaitasuna, para dar comienzo a una velada inolvidable en la que la entregada parroquia pamplonica iba a asistir a nueve combates a cada cual más intenso y emocionante.

 

Una selección de los mejores luchadores de Gimansio Kanku Burladés se citó con una ristra de rivales seleccionados entre lo más ilustre de dentro y fuera de nuestros contornos. 

 

La mayor muestra de ello fue el combate de fondo en el que el casi eterno aspirante al cetro nacional, César Núñez, harto ya de no conseguir pareja de juegos, buscó en ultramar alguien al que no le importara “danzar” con él durante diez asaltos. Quien encontró un hueco en su carnet de baile fue nada más y nada menos que  José  “El Matador” Charles; mejicano de Tamaulipas, último vencedor de la FECOMBOX (Federación de Comisiones de Boxeo Mejicanas) y que “arrastraba” hasta ese instante 12 KO a sus espaldas.

 

Y el combate no desmereció a lo insinuado en el cartel. Tras el primer lance, que la costumbre llama de tanteo, ambos púgiles se entregaron a una batalla en la que el respeto mutuo planeaba en el ambiente, justo al lado de la entrega sin límite del navarro y la rapidez del mexicano.

 

César, asalto a asalto, fue encadenando la ventaja, llegando en varias ocasiones al rostro del azteca y poniendo la pelea a su favor. Pero, como dicen los clásicos “hasta el rabo todo es toro” y en el décimo embate todo pudo saltar por los aires. Con el público enfervorizado y entregado ante lo que parecía una victoria clara de Núñez, se llegó al último envite en el que “El Matador” iba a hacer honor a su apelativo: Charles, viendo la derrota cercana, se jugó todo por el todo y se lanzó a una ofensiva sin cuartel alcanzando en varias ocasiones la cara del navarro que sufrió de lo lindo para no entregar la cuchara, hincando en más de una ocasión la rodilla sobre la lona y haciendo enmudecer las gargantas de los aficionados.

 

Pero esta épica lid no podía acabar así. “Bam Bam” sacó fuerzas de flaqueza, apretó los puños y con la fatiga a punto de hacerlo desfallecer, encaró a su oponente para conectar incluso un par de golpes que paliaron la avalancha mexicana. El gong sonó más salvador que nunca precediendo a la ensordecedora ovación con la que el respetable premió la colosal exhibición de ambos luchadores.

Ya sólo quedaba la decisión de los jueces en la que “quien más quien menos”, no las tenía todas consigo. Al final prevaleció el trabajo durante los nueve primeros asaltos sobre la irrupción fulgurante en el décimo y César Núñez se impuso (ajustadamente) a los puntos al “Matador”Charles obteniendo así su decimotercera victoria que le da el salvoconducto para buscar nuevos y mejores horizontes, ya sea en territorio nacional… o fuera de nuestras fronteras.

 

Kickboxing, K1, MMA… y más boxeo

 

El combate entre navarro y mexicano fue el brillante colofón de una velada que tuvo muchos otros focos de atención y que fue poco a poco subiendo de tono hasta la ya relatada apoteosis final. 

 

En esta misma modalidad de boxeo se contaron hasta tres combates más, uno menos de los presupuestados, pues el que iba a enfrentar a Marin “Aizkora” Iordanov con el gaditano de Chiclana de la Frontera Álvaro Terrero, hubo de suspenderse por lesión del navarro.

 

Así, el irunberritarra Joseba Díaz se impuso a los puntos al bilbaíno Reni Arregui; David Soria hizo lo propio con el “vasco – venezolano” Mikel Sortino y Ander “Argala” Amatriain, en su debut como boxeador profesional, también tuvo el favor de los jueces en su enfrentamiento con el nicaragüense nacionalizado español Reynaldo Mora.

 

De igual modo hubo sitio en la velada para las Artes Marciales Mixtas, la lucha extrema, el desafío multidisciplinar que los versados los deportes de combate conocen por MMA y que propuso dos atractivas peleas que tuvieron idéntico desenlace.

 

En la primera de ellas, Mikel Mendinueta se deshizo por la vía rápida por “guillotina” del lekeitiarra Wesley “Tarzán” De Jesús y en la segunda, el olímpico Ricardo Etxarte utilizó la misma técnica para “pasaportar” a todo un Campeón del Mundo, el gallego de Villagarcía de Arousa, Jonathan Casariego.

 

La fiesta se completó con un duelo de K1 y otros dos de Kickboxing

 

En K1, Andrés Unzué deleitó a sus muchos seguidores y venció a los puntos al campeón armenio Avetik Petrosian, que se vio sorprendido (y superado) por el empuje del el jovencísimo peleador del Kanku.

 

Y en Kickboxing, pudimos ver el enfrentamiento entre Adrián Rebolé y el riojano Alex García, que se decantó a los puntos en favor del zangozarra; y el gran duelo entre el también armenio Artiom Grigoryan y el seis veces campeón de España Andoni Iglesias. El navarro nunca le perdió la cara al combate y, pese a tener bastante doloridos los pies, supo sufrir sobre la lona para lograr la victoria por unanimidad ante un contrincante que nunca supo contener las acometidas del etxabakoitztarra.

 

Noche mágica la vivida el sábado en el Pabellón Anaitasuna, donde el Kanku libró nueve batallas y, pese a la dureza del enemigo y las heridas cosechadas, salió victorioso en todas ellas. 

 

Ahora entendemos por qué el Maestro Eguzkiza bautizó esta velada con el apelativo de “alto riesgo”…


Fotografías